¿Por qué sube el precio de la luz?

Pobreza energética

¿Te preguntas por qué sube el precio de la luz?

Desde hace tiempo, parece que cada día que pasa, el precio de la luz alcanza un nuevo récord. Para la mayoría de ciudadanos, esta subida es una auténtica incógnita. A fin de cuentas, las centrales eléctricas siguen teniendo la misma capacidad para producir y la mayoría de nosotros gasta tanto o menos luz como otros años. ¿Entonces, a qué se debe esta subida no solo en España sino en todo Europa? 

Entre las principales causas nos encontramos con la subida del precio del gas. Esta tiene mucho que ver con la situación política entre Rusia y Ucrania, y con el aumento en el coste de las emisiones de CO2. 

La principal consecuencia del aumento del precio del Gas Natural, que es uno de los principales combustibles que se utiliza en Europa (muchos países dependen de él para dar calefacción a sus ciudadanos) es que las centrales eléctricas deben asumir mayores costes de producción. Este aumento se ve reflejado en el precio al que posteriormente se vende esa electricidad. 

Otro motivo por el que sube el precio de la luz es la fluctuación en la curva de demanda por parte de los consumidores. Del mismo modo que, cuando llega una ola de frío o una de calor se dispara el uso de calefacción o aire acondicionado, a lo largo del día esta demanda también cambia. Suele ser en torno a las 20h cuando esta alcanza el pico máximo. Estos cambios en la curva obligan a las eléctricas a generar más electricidad, lo que para ellas supone un coste mayor. Es por eso que en las horas puntas se alcanzan los picos de precio.

Por último, aunque sí profundizaremos más en el tema encontraríamos muchos más factores, nos encontramos con una causa mucho menos conocida. El aumento del coste de las emisiones del CO2. 

Cuando las compañías eléctricas generan electricidad, están expulsando a la atmósfera cantidades ingentes de contaminantes, como el CO2. Como sanción por este daño medioambiental, tienen que pagar un coste por cada tonelada de CO2 que expulsan. En los últimos tiempos, no solo se han visto obligadas a producir mucha más electricidad (haciendo que expulsen muchas más toneladas) sino que los costes que han de pagar por ellas han aumentado hasta los 90€ por tonelada. Esto, claramente, también se ve reflejado en el precio que luego tenemos que pagar los consumidores.

Si te interesa este tema, estate muy atento porque pronto subiremos más entradas sobre cómo se marca el precio de la luz o a quién afecta especialmente.

>